Buscar Noticias

Todas las noticias

2012-01-20 | Derecho a voto

Las interrogantes del voto voluntario


Las interrogantes del voto voluntario. Nuevo padrón electoral da paso a esos "millones de raros electores" que podrán definir una elección.
A partir de las próximas elecciones municipales, 4,7 millones de electores nuevos podrán formar parte del proceso. De ellos 2,5 millones son jóvenes. Expertos aseguran que existirá un cambio siempre y cuando los políticos se esfuercen de entregar ideas nuevas. Ex líderes del movimiento estudiantil abogan por el voto obligatorio por las implicancias que traería uno voluntario que apunta a mayor desigualdad.

Con el objetivo de modernizar el sistema de votaciones y fortalecer el Servicio Electoral, el Congreso despachó el pasado 20 de diciembre, la ley de inscripción automática que activa el voto voluntario y establece una serie de modificaciones para que las personas puedan ejercer derecho ciudadano. De esta forma cerca de 4,7 millones de personas ingresarán al padrón electoral, de los cuales 2,5 millones son jóvenes entre 18 y 29 años.

Si bien la nueva ley pretende que las personas ejerzan su derecho ciudadano, ¿qué tan confiable es este sistema en cuanto al aumento de votos? ¿cómo cambiará el panorama electoral? Primero hay que destacar que la época del "no estoy ni ahí" ya pasó, y quedó comprobado tras el gran movimiento estudiantil durante el 2011. Ahora es la etapa del protagonismo de los nuevo actores, asimismo, esta mayor participación les hará recordar a los políticos que deben cumplir sus promesas, por lo que sólo la acción colectiva nos permitirá cambiar el Chile de hoy.

Actualmente, el padrón electoral está compuesto por ocho millones de personas, pese a que en la actualidad más de 11,5 millones cumplen el requisito principal de ser mayor de 18 años. Asimismo, el padrón electoral ha ido envejeciendo notoriamente, pues si en el plebiscito de 1988 -que marcó el retorno a la democracia- el 36% de quienes sufragaron era menor de 29 años, en la última elección, esa proporción se redujo a menos de 9%, es decir, que de 3 millones de jóvenes en edad para inscribirse, sólo 700 mil lo hacen.

Lo anterior influye radicalmente en una votación, pues si consideramos el padrón electoral actual Sebastián Piñera logró llegar a La Moneda con el 51,6%, pero en la realidad y considerando a todos aquellos posibles votantes no inscritos, en realidad el mandatario logró su cargo con tan sólo el 29%.

Para la senadora Ximena Rincón, "el paso de los años, hizo colapsar el sistema. El binominal es una taponera a nuevos rostros. Lamentablemente hoy cada elección es un ejercicio de fácil predicción y la competencia se da entre aliados y no contra adversarios. Ahora nadie asegura que los nuevos inscritos irán a votar y eso ocurre justamente por el fracaso de la política y sus actores".

Para la parlamentaria la única forma de cambiar el descontento que hoy existe es "crear grandes reformas como lo son el binominal y la reforma tributaria. Debemos crear un país más inclusivo y no discriminatorio".
La política como producto televisivo

Atraer un padrón nuevo, donde no se sabe cómo piensan, cuál es su tendencia política o si les interesa votar o no, es una ardua tarea que deberán cumplir los políticos, principalmente porque si no están identificados políticamente no se van a interesar.

No obstante, Sergio España, consejero de Giro País, asegura que estos nuevos votantes "no son tan raros. Si vemos las encuestas donde se habla de temas país como la educación, tanto los inscritos como los no inscritos están de acuerdo en un cambio y la diferencia entre ellos no es más que del 1% en discrepancia de pensamiento".

"Los políticos siempre han temido que esta área se farandulice, pero eso es justamente lo que está ocurriendo, porque hoy en día el votante los verá como un producto televisivo que con mi control remoto manejo, es decir que si me gusta cambio de canal. Aquí ocurre lo mismo, si no tienen nada nuevo que ofrecer, simplemente no votaré por ellos".

"Lo que se debe hacer, es entregar un contenido, una apuesta en escena y un liderazgo lo más inclusivo posible mirando al receptor".

Si vamos a los actores políticos del 2011 como lo son Camila Vallejo, Giorgio Jackson y Camilo Ballesteros, tanto los inscritos como no inscritos los apoyan de igual forma, asimismo como ocurre con la ex presidenta Michelle Bachelet.

España destaca que lo que se debe trabajar es la credibilidad, "vivimos en una país de desconfianzas muy grandes. Desconfiamos de los vecinos, del jefe e incluso de los amigos más cercanos donde según encuestas supera el 70%, entonces el desafío de los políticos es renovar el discurso y hacerlo más inclusivo".

Voto obligatorio, algo necesario

Cuando se comenzó a discutir la ley de la inscripción automática, el debate se centró en si el voto debía o no ser obligatorio, finalmente fue voluntario. Tras esta determinación, no todos quedaron contentos, principalmente por el cambio que esto ejercerá, así mientras unos abogan por un deber ir a las urnas otros hablan de que es un derecho no votar por algo que no te entrega nada nuevo. Sin embargo, la discusión debe centrarse más bien en los efectos prácticos que la obligatoriedad.

El debate teórico e ideológico da para todo, hasta para no ver en el voto un derecho (quizá en alguna olvidada caverna). Por lo mismo, creo que la discusión debe centrarse más bien en los efectos prácticos que la obligatoriedad y la voluntariedad tienen sobre el sistema político, sobre los procesos eleccionarios, y sobre la vida en comunidad.

En este sentido, Mauricio Morales director del Observatorio Político Electoral de la Universidad Diego Portales, asegura ser contrario al voto voluntario, "principalmente por la baja participación, lo que aumenta la desigualdad, porque a la larga los votantes de los niveles socioeconómicos más altos son los que más participan". Además, señala que si bien los votantes de izquierda tienen más voluntad de ir a votar, en los hechos "los de derecha son los que concretan el sufragio en las urnas".

En cuanto a las campañas electorales, Morales destaca que en el trabajo territorial por los candidatos presidenciales el 2009, se gastó más de $10 mil millones en total, "si ahora deben llegar a un grupo mucho mayor, estas campañas saldrán más caras y se aumentará la duda de dónde provienen en estos dineros".

Del mismo modo se refiere al cambio del padrón electoral, pero no necesariamente del cambio de mapa electoral en cuanto a los candidatos electos, esto porque si bien comunas pobres como Maipú, Puente Alto o Pudahuel -entre otras- aumentarán sus votantes, "a la larga aquellas comunas que son más ricas cuentan con votantes que sí asisten a las urnas, si tomamos en cuenta el dato de que el 69% asegura que lo hará".

Para el ex presidente de la Feuc y protagonista del movimiento estudiantil del 2011, Giorgio Jackson, el voto obligatorio debiera continuar, aunque destaca que con el nuevo sistema "algunas variables le agregarán competividad". Pero lo más preocupante para Jackson será la demagogia en la que pueden caer los candidatos con tal de comprar los votos.

El ex dirigente estudiantil, añade que en la actualidad, "hay parlamentarios que son electos sólo con el 7%, si consideramos el 100% de la población en edad de votar, lo que a mi juicio no tiene relación con la representatividad de la que ellos hablan", por lo que hace un llamado al cambio del sistema binominal, aunque adelanta que "con este gobierno no se puede discutir este tema porque tienen mucho en juego, principalmente actores económicos".

El economista, ingeniero civil industrial de la UC y master en Administración Pública y Desarrollo de la U. de Harvard, Kenzo Asahi, aseguró al diario La Nación, que el voto voluntario es un espejismo de libertad. "Como todo espejismo, al principio puede engañarnos. De hecho, debido a la inscripción automática (que incorpora a 4,5 millones de electores al padrón), en las Municipales 2012, la participación electoral podría aumentar. Sin embargo, en el largo plazo (quizás en 12 años más), el efecto negativo del voto voluntario podría ser tan importante que la participación electoral, aun en contexto de inscripción automática, podría ser menor que la actual".

En cuanto a la experiencia en otros países, el experto asegura que "un caso muy interesante es el argentino. Nuestros vecinos tienen voto obligatorio hasta antes de que el ciudadano cumpla 70 años. Al cumplir 70, el sufragio es voluntario. Justo a esa edad, la participación electoral cae más de 10 puntos porcentuales. Más interesante aún: Dicha participación cae en forma mucho más importante en individuos menos educados con respecto a individuos más educados. Dicho sesgo de clase coincide con la evidencia a nivel mundial".

Ley de cuota: ¿un espejismo?

Desde hace un par de semanas, el gobierno trabaja en la elaboración de un proyecto para incluir -dentro del paquete de reformas políticas-una ley de cuotas que incentive la participación femenina en la política.

Según dicen en Palacio, una de las fórmulas que se ha analizado es que si bien se establecería una cuota obligatoria de 30% o 40% para cada partido en la presentación de candidatas a elecciones, también habría mayores aportes de recursos fiscales para las colectividades que completaran un 50% de mujeres en sus listas de postulantes.

Además, habría un mayor subsidio en el gasto de campaña, por parte del Estado, para las mujeres que resulten electas. Esto último, con el objetivo de evitar que los partidos cumplan con la cuota llevando candidatas en zonas donde tienen pocas posibilidades de lograr un triunfo.

Si tomamos en cuenta los números, actualmente de los 120 diputados sólo 17 son mujeres, en el Senado el panorama no es muy distinto, puesto que de los 38 parlamentarios cinco corresponden a las féminas. A ello se agregan 43 alcaldesas de 345 municipios y 493 concejalas de 2.140 cargos. Pero si queremos ir más allá, al parecer para Piñera el tema de la ley de cuota no es aplicable a La Moneda, porque de los 22 ministros, 4 son mujeres, es decir menos del 20% de participación tiene en su gobierno el género más numeroso del país.

Yendo al extranjero Argentina, al establecer una ley de cuotas en 1991, fue el primer país latinoamericano en implementar una legislación para garantizar la participación de las mujeres en la política nacional.

Hasta hoy, son 12 los estados de Latinoamérica que han establecido esta ley, y a pesar de que los resultados son diversos, se ha podido percibir un aumento en la participación femenina. Ecuador representa el más claro ejemplo de esto, llegando a una cuota del 50%. Los últimos en implementarla fueron Honduras y Costa Rica (ambos en el año 2000).

De acuerdo a cifras de la ONG Comunidad Mujer, Chile "cuenta con una de las más bajas representaciones políticas de las mujeres en América Latina" (15%), en comparación con los países vecinos: Argentina, 39%; Bolivia, 25%, y Perú, 28%.

En este escenario, Chile no cumpliría los objetivos de Desarrollo del Milenio que suscribió ante la ONU, donde se estableció que para 2015, el aparato público contaría con un 40% de mujeres electas.

cambio21


AERCHI - SUECIA
Box 70256
107 22 Stockholm
Bergsunds Strand 43
T Hornstull
Stockholm
TeleFax: +46 8 668 58 39
e-mail: aerchi-suecia@live.se
www.aerchipro.com
Nr org: 802405-3160
Postgiro: 66 141 - 3